Abril 2022.
Un saludo queridas familias, aquí os mandamos el boletín de abril, mes que ha pasado muy muy rápido, en parte por las vacaciones de Semana Santa y en parte porque ha sido un tiempo, por una parte, de cerrar las actividades iniciadas en marzo, por otra, de preparar nuevas actividades para el presente mes de mayo.
Alguno de esos proyectos como el de geografía, «De lo local a lo global», continúa abierto ya que es un proyecto grande y que vamos desarrollando poco a poco para no cansarnos. Durante el mes de abril hemos investigado sobre la geografía de Europa.
También hemos tenido una nueva edición de nuestra «Historia con Alex». Durante varias sesiones Alex nos ha hablado del Neolítico.


Relacionado con la comunicación hemos seguido trabajando ejercicios de escritura centrándonos en la ortografía, la idea es practicar un poco con fichas, sopas de letras y crucigramas para practicar diferentes aspectos ortográficos. sobre todo, nos hemos centrado en el uso de B y V y de la H.
Continuando con el campo de la lengua y la comunicación, en el aula pequeña hemos estado trabajando sobre los medios de comunicación, proyecto que continuaremos en mayo y cuyo resultado compartiremos en el blog. En esta aula también hemos hablado sobre géneros literarios y hemos terminado con la lectura y diálogos entorno al libro “Siddhartha” de Hermann Hesse.
A finales de mes tuvimos la presentación de un nuevo podcast, que podéis escuchar ya en el blog, y la presentación final al grupo de un trabajo relacionado con la psicología, un pequeño estudio e investigación sobre la felicidad y más emociones básicas. Así siempre vemos el proceso del proyecto y los resultados.
Algunas nuevas presupuestas de proyectos individuales son; “Todo sobre LEGO”, “Ser veterinaria”, “Diseñar un videojuego” y pruebas de química. Durante los proyectos cada uno encuentra su propio reto de organización, planificación, orden o su estado de concentración.
Durante las sesiones de filosofía seguimos practicando el método socrático desde ethos, logos y pathos. Preguntas sobre ‘’el por qué ’’ de las normalidades siempre dan mucho material para dialogar y disfrutar.
En cuanto a las sesiones de inglés, han continuado las sesiones juegos y actividades en el aula principal. El inglés cada vez está más presente en nuestra cotidianidad, especialmente en el aula pequeña donde cada vez se escucha con más frecuencia.


También hemos tenido una nueva sesión de fotografía. Fue una actividad de “Sacavenger Hunt” durante la cual tenían que realizar una serie de fotografías sobre objetos, retratos de personas, intentar captar emociones, paisaje, etc… Después, todo el grupo fuimos analizando las fotografías que
habían tomado y valorando si se había captado la idea que se pedía, así como aspectos artísticos de la imagen. Algunas de ellas las podréis ver en el blog.


En las sesiones de teatro, una vez terminada la grabación del corto, hemos comenzado con ejercicios en grupos pequeños entorno a la expresión de diferentes emociones mediante la representación de pequeñas escenas cotidianas.
En música hemos terminado con la grabación de las canciones de Alma y Ada que compartiremos estos días en el blog. También queremos empezar a grabar alguna canción más con el grupo de ukelele.

Para terminar el mes hicimos la ruta por la senda fluvial entre Mirones y Rubalcaba. Disfrutamos de un buen día, no llovió por lo que el camino estaba seco y tampoco hizo sol por lo que no nos asamos.


Por último, informaros de que hemos tenido una nueva donación. En esta ocasión han sido dos ordenadores portátiles que nos han llegado de la mano de Infortec Asistencia Técnica.


Para finalizar os dejamos parte de una entrevista a André Stern. Hijo de Arno Stern, investigador y pedagogo, precursor de la Educación Creadora.


Director del Instituto Arno Stern (Laboratorio de observación y preservación de las disposiciones espontáneas del niño); uno de los protagonistas de la película Alphabet (Erwin Wagenhofer) y coautor del libro con el mismo nombre (Ecowin, 2013). Con su primer libro, Yo nunca fui a la escuela, abrió el debate sobre la educación. Fue traducido a varios idiomas añade su nueva visión como padre y relata lo gratificante que es respetar y ver cómo se desarrollan plenamente las capacidades innatas de sus dos hijos.

“La ciencia ha demostrado que los niños vienen al mundo como unas bombas de potencial. Los niños pueden aprenderlo todo y convertirse todo aquello que el ser humano puede aprender y convertirse. Es decir, que la genética no sabe ni dónde ni cuándo vendremos al mundo, y, como no lo sabe, nos equipa de todo el potencial posible con el fin de que, en todo caso, en ese exceso, esté el potencial que nos hará falta para sobrevivir en nuestro ambiente. Pero el potencial, como nos hacen falta pocas cosas, el resto se desvanece, desaparece. Por eso, en los primeros años de nuestra vida, perdemos la inmensa mayoría de nuestro potencial. Al final del desarrollo, cuando hemos perdido todo ese potencial, ¿sabe qué queda? Un adulto. Cuando sabemos eso, todo cambia, cuando nos damos cuenta del potencial, desde el punto de vista de la capacidad de aprenderlo todo, nuestros niños pasan a ser
gigantes, es una nueva manera de abordar la infancia y eso es un cambio de paradigma. Es un cambio de actitud. Y eso cambiará nuestra manera de dirigirnos a nuestros niños, a día de hoy, nos dirigimos a ellos diciendo: “Te querría más si correspondieras más a mis expectativas”. Por ejemplo, nos preguntan mucho: “¿Duerme toda la noche?”. Creemos que es importante eso. Y, al final, le hacemos sentir a nuestros hijos que los querríamos más si durmieran más. Y es terrible, porque es decir: “Tal y como eres, no te quiero tanto como te querría si correspondieras a mis expectativas”. “Tal y como eres, no está bien, para estar bien tienes que corresponder a lo que espero”. Eso es una herida, es una actitud antigua: “Te quiero, pero”. Lo que el niño querría escuchar, lo que cualquiera querría escuchar, lo que nos sienta bien, lo que cambia todo… Por eso no hablo de cambio de método, sino de actitud, en lugar de decir: “te querría más si…”, habría que decir: “Te quiero tal y como eres”. Eso, para mí, es más importante que un cambio de método. Yo no comparo los métodos, ni siquiera pienso que haya uno mejor que el otro. No quiero defender un método ni hablar de las ventajas de uno con respecto al otro porque no creo en ellos, no quiero verlos ni conocerlos”

André Stern propone una filosofía educativa que respete la curiosidad y capacidades innatas de los niños, para permitir el desarrollo de su potencial y autoaprendizaje. “La Neurociencia ha descubierto recientemente que el cerebro se desarrolla según el uso que le demos, pero cuando lo usamos con entusiasmo. Es extraordinario que la neurobiología nos dé la evidencia de lo
que todo sabemos: el entusiasmo nos vuelve genios. Esa emoción hace crecer cada vez más nuestro conocimiento y, al final, somos extremadamente competentes. No intentemos introducir conceptos en nuestros hijos; veamos qué sale de ellos”


https://seryoescuela.blogspot.com/

Abril en Mirones

Navegación de la entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.